circo del sol luzia madrid

Anoche tuve la suerte de acudir al estreno en Madrid de Luzia 🦋, el último espectáculo del Circo del Sol.

Salí fascinada. Todavía hoy no me he podido quitar la sonrisa de la cara. ¡Volví a ser niña por unas horas! Y no porque sea un espectáculo para niñas, que por supuesto. Es que me hizo evocar aquellas tardes festivas en que el circo de Teresa Rabal o el de Bárbara Rey y Ángel Cristo recalaban en mi pueblo. Un lugar donde toda la cultura accesible se limitaba a un viejo cine y un centro cultural sin apenas programación de artes escénicas.

Así que entenderéis que aquellas carpas itinerantes eran todo un acontecimiento. Como fue anoche este gran estreno de Cirque du Soleil en Madrid.

Ya desde la llegada a la Casa de Campo, con las bombillas de colores, las guirnaldas, la música ambiente, el olor a palomitas… la noche nos recibía alardeando de poder manejar nuestros sentidos a su antojo.

Actrices, directoras de teatro, presentadores de televisión, periodistas y famosos ocupaban expectantes su lugar entre las más de 2.000 butacas que circularmente acogerían el rito.

Viajar a México con el Circo del Sol

Y comenzó la magia. No sé si cerré la boca en algún instante. Tenía que dejar salir todos esos ohhh, ¡ay¡, ostras, qué belleza, madre mía, qué barbaridad… que clamaban por salir. Menos mal que mi amigo @guixp11 estaba igual de aniñado y compartimos interjecciones cómplices.

Las mariposas monarca y la música mejicana nos acogieron en el vuelo para acompañar en el riesgo a los trapecistas, malabarista, contorsionista, acróbatas… y con las risas al clown que manejaba excepcionalmente las transiciones.

Todo se puso a favor del gozo. Incluso la estética de Luzia se sumó a este viaje emocionante y preciosista del Circo del Sol.